Importancia de la actividad física para la tercera edad

La población adulta cada vez es mayor en nuestra sociedad, los datos extraídos de la encuesta de población del Instituto Nacional de Estadística indican que la esperanza de vida en España está por encima de 80 años, siendo 80’1 para hombres y 85’6 para mujeres según los datos del año 2015. El 18.4% del total de la población española es mayor de 65 años, siendo las mujeres el sexo predominante, lo que corresponde al 33% más el número de mujeres que de hombres.

Sin duda el ejercicio físico adecuado a las características de cada sujeto es de vital importancia para la mejora del bienestar de la persona adulta, entendiendo como persona adulta la que ha superado la edad de jubilación, los 65 años.

Las mejoras que presentan este colectivo desde el punto de vista biológico son numerosas, tales como cambios antropométricos, orgánicos y fisiológicos, así como los cambios físicos-mecánicos. Otro tipo de mejoras son las producidas desde el punto de vista psico-social, las cuales conllevan cambios a nivel emocional, afectivo e intelectual.

Mejoras al realizar actividad física en la tercera edad

Los cambios antropométricos más importantes que se producen en la población adulta que realiza actividad física saludable de forma regular son:Ejercicio para la tercera edad

  • La menor disminución de la talla ocasionada por la deshidratación de los discos intervertebrales.
  • El menor aumento de las curvaturas fisiológicas de la columna vertebral.
  • La mejora de la postura estática.
  • La evitación del aumento de peso junto con una alimentación saludable.

 

En cuanto a los cambios orgánicos y fisiológicos que experimentan las personas de edad avanzada los siguientes son los más reseñables:

  • Mejora de la resistencia cardiovascular.
  • Mejora de la capacidad cardiorrespiratoria.
  • Mejora la función de tejidos y sistemas orgánicos.
  • Mejora de las condiciones físicas básicas.
  • Mejora la ventilación pulmonar, así como el aprovechamiento del oxígeno.
  • Mejora la musculatura respiratoria.
  • Aumenta la adaptación al esfuerzo del sistema cardiovascular.
  • Mejora la capacidad de recuperación.
  • Mantiene la densidad ósea.
  • Aprende a relajarse.
  • Mejora desde un punto de vista neurológico la capacidad de reacción, el equilibrio, la coordinación y la conciencia corporal.

Referente a los cambios físico-mecánicos, se producen mejoras en las actividades cotidianas además de ampliar su capacidad de acción.

  • Aumentan la masa y la fuerza muscular de forma significativa
  • Mejora la flexibilidad, amplia el rango de movimiento lo que produce una mejora a nivel psicológico.
  • Disminuye la obesidad.
  • Mantiene la movilidad, consiguiendo una mejora en la flexibilidad y coordinación.

Mejoras físicas en el adulto mayor

Las mejoras producidas desde el punto de vista psico-social, conllevan cambios a nivel emocional y afectivos, así como a nivel intelectual, siendo los más importantes los siguientes:

  • Aumentan la autoestima.
  • Aumentan la interacción social.
  • Disminuyen la ansiedad.
  • Aumentan el autoconocimiento.
  • Mejoran la autopercepción.
  • Fomentan hábitos saludables.
  • Descargan tensiones.
  • Olvidan problemas cotidianos.
  • Vivencian una actividad placentera.
  • Aumentan las sensaciones de bienestar.
  • Mayor toma de conciencia de sus posibilidades.
  • Mejora la oxigenación del cerebro, lo cual favorece la mejora de la memoria, la atención, la abstracción y la concentración.

Salud en la tercera edad

“Si hubiese sabido que iba a vivir tanto, me hubiese cuidado más…”
Eubie Blake (1883-1983)

28 de febrero de 2017

0 respuestas en "Importancia de la actividad física para la tercera edad"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *