Running: Pasado, presente y futuro

Historia del Running, visión de pasado, presente y futuro de la mano de nuestro colaborador, el profesor Sergio Furlan, conoce todas las claves de la evolución del running durante la lectura del este artículo.

Introducción

1.1. Ideas generales del running

Run Forest, Run… y un día Forest dejó de correr y la gente quedó atónita por tal decisión…

Desde que tenemos uso de razón, quienes tenemos la dicha de poder movernos con nuestras piernas, corremos. Claro, primero nos dimos vueltas en el vientre de nuestra madre, más tarde gateamos y caminamos, luego empezamos a desplazarnos más rápido y finalmente la vida nos encontró en las veredas, parques y canchitas corriendo. Las chicas igual, con otras prácticas, otros juegos e intereses pero siempre ligadas a correr, por lo tanto no escribiré sobre nada que no conozcamos vivencialmente aunque no haya hecho honor a cada estadio piagetano en mi escueta exposición de desarrollo motor.

Correr fue entonces de las primeras actividades físicas que utilizamos para jugar, divertirnos, escapar, trasladarnos en una cancha y disfrutar.

running

1.2. Objetivos y propósitos del running

  • Presentar un nuevo concepto acerca de una de las actividades más antiguas de movimiento
  • Analizar la cronología del “correr”, su paso del agonismo a la moda en 30 años
  • Diferenciar los paradigmas y situaciones frente a un público que cree elegir su modo de correr
  • Correr como juego, necesidad y pertenencia social

1.3. Temas teóricos y estructura del running

  • Agenda
  • Momentos cronológicos de la actividad en la sociedad
  • Entrenamiento de “cuasi” alto rendimiento
  • Paradigmas Humanista vs. Mecanicista
  • Visiones pedagógicas
  • Motivación y estado de Flow
  • Nuevos corredores, competencia y falta de adherencia – desmotivación – abandono
  • Encuesta sobre tendencias de corredores
  • Disfraz de corredor, el personaje actuado
  • Correr, juego en primera y última instancia

1.4. Motivaciones personales del running

En mi caso particular, desde muy chico empecé a correr, luego el deporte de montaña exige que entrenes duro esta parte, siguió el INEF y después los equipos de “Running” con diferentes objetivos y los entrenamientos personales. Hoy, a mis 48 años sigo de este modo que se somete a una prueba máxima en breve por diversos motivos y responde a uno de los principios del juego de Juan Carlos Cutrera “Mate el juego antes que muera”. La verdad que escribir esto en el marco de la puerta de salida como corredor y entrenador práctico, llámese así a quien corre todas las clases con todos sus alumnos, es un regalo de experiencia y vivencias para este trabajo. Haber transitado por todo este camino, desde la diversión, competencia, trabajo y docencia con el “correr”, me da un placer especial a la hora de plantear algo teórico al respecto sobre algo, un recorte muy pequeño de lo ocurrido en el mundo en estos 30 años, y lo que nos pasa a los que trabajamos en este mundo también. La aceleración de los cambios, sus consecuencias y el futuro que se avizora.

Desarrollo

Desde la mañana quien trabaja o estudia, tiene física, electrónica o mentalmente una agenda.

Los corredores tienen la suya, allí obran sus sesiones, sus objetivos, recomendaciones, citas, ideas, turnos, detalles de todo el andamiaje ideológico que conlleva correr.

No entraremos en tantas definiciones para teorizar por ahora sobre una temática que se desarrollará desde la experiencia aliada con la bibliografía, pero en ese orden.

Nos referiremos con “ANTES” a los años anteriores, acordemos cinco años atrás, con “AHORA” para los últimos 5 años al día de hoy y con “FUTURO”, a lo que vendrá en los próximos 10 años.

Carl Glassman dice de sí mismo: “Soy un libertario rabioso”. El creador de Crossfit de 56 años de edad fue el fundador del fenómeno físico en todo el mundo. No hace falta explicar mucho el fenómeno, sólo dar la pauta que se trata de una forma agresiva, fuerte y muy auto competitiva de realizar entrenamiento funcional con diversos elementos convencionales y no tanto. Nada tiene que ver el entrenador de ilusos seres humanos súper hombres y súper mujeres con el Running pero sí su fenómeno. Entrenar duro, fuerte y al extremo de un límite cuasi peligroso.

Si nos adentramos en una concepción de actividad física pedagógico humanista como superadora del paradigma biológico mecanicista, estaremos hablando de dar un salto de ANTES hacia el AHORA, cronológicamente no es un tiempo tan extenso, pero en términos de cambios, sí lo es.

Para situarnos desde las dos posiciones iniciales, digamos que en una agenda clásica cabe el paradigma biológico – mecanicista que arrastra consigo una concepción dualista del hombre: hombre máquina, cuerpo máquina. Para citar ejemplos concretos, esta postura higiénica recuerda a los soldados romanos en sus preparaciones para las guerras, a los corredores elite en las previas de un juego olímpico o a cualquiera que no pondere el placer a través de la actividad física, muy posicionado en el ANTES. Este ANTES fue contemporáneo de muchos entrenadores y me incluyo, que utilizamos el paradigma para alentar, empujar y traccionar voluntades a los parques, montañas, carreras y aventuras. Se sacaron de las calles a los corredores, se empezaron a marcar senderos y hasta generar competencias de orden mundial en la modalidad Trail. Fuera de este escenario, también existe un lugar donde muchos nos hemos recluido, refugiado y reinventado, ese lugar cabe en una nueva agenda cuyo paradigma pedagógico humanista con una visión integral del hombre, contempla al sujeto pone atención a todas sus dimensiones, físico, corporeidad y motricidad, además de recuperar su naturaleza lúdica y de ocio.

running
Maratón de Boston en los años 80

Del ANTES que atendía una simplificación reduccionista y lineal del ser humano, se pasa a un AHORA más complejo en cuanto a su posición paradigmática con abordaje multirreferencial.

La mirada multirreferencial y transdisciplinaria, tiñe el AHORA y poco a poco va dando espacio y ciertas garantías para el FUTURO del Running, mejor dicho, el de los sujetos que elijan correr.

Cambiarse de posición y ver primero al sujeto, hace que el abordaje comulgue con la nueva  agenda.

No se ve el ANTES como una equivocación irreparable sino, desde un constructivismo de hecho, se adoptan esas experiencias como punto de partida para las venideras. Espacios reparadores de lo que en algún momento no cumplió las expectativas, pero asimismo, logró su invisibilidad para todos los actores que no imaginaban que algo mejor vendría. Por este principio de futuros mejores, hay que ser prudentes con el AHORA, pues indefectiblemente será criticada esta época y quienes estén en ella, en un futuro casi inmediato.

Es indispensable el paso del tiempo para no sesgar la visión unidireccional de lo que sirvió y funcionó. Debiera ser un recorte de tiempo/espacio y sociedad. No es factible extrapolarlo todo. Los hechos y causas de antaño, hoy ya no están vigentes, se desactualizaron, no son oportunas. Este momento socio cultural cambió.

En este planteo, como en la mayoría que involucra personas y procesos, existen múltiples tensiones. Éstas, irreversiblemente no serán capaces de desaparecer, sino por el contrario, deberán equilibrar sus cargas para convivir en un estado similar a un equilibrio dinámico. Además, es indispensable que existan por lo menos dos personas que interactúen para el logro del proceso de enseñanza – aprendizaje que como fin último, es lo que nos convoca.

“Para que una actividad la llamemos enseñanza debe haber por lo menos dos personas, una de las cuales posee cierto conocimiento, habilidad u otra forma de contenido, y trata de transmitirlo o impartirlo a la otra persona que inicialmente no lo posee, de modo que ambas se comprometen en una relación con ese propósito”.Fenstermacher (1989)

Otra visión más pedagógica de frente a esta época, es la transición de un magistrocentrismo en el ANTES al PAIDOCENTRISMO del ahora y proyectado a FUTURO. Es preciso recordar que no se está discutiendo sobre deporte de rendimiento, el foco está en corredores amateurs de medianas y largas distancias, maratones y ultra maratones de calle y montaña.

Este enfoque “paidocéntrico”, de la mano de entrenadores y profesores preparados y capacitados, va a tener como concepto fundamental al sujeto que aprende.

¿Y qué aprende, si correr ya sabe, o no?

Se aprende a sí mismo, aprende que su cuerpo es parte de un todo que lo incluye, y entonces hace un uso feliz de su corporeidad y mejora su calidad de vida, además de ese efecto de mercado que es la real pero exagerada su posición frente a los auto estimulantes segregados naturalmente frente al ejercicio. Este enfoque paidocéntrico (centrado en el alumno) es superador del logocentrismo

(Centrado en el contenido) y del magistrocentrismo (centrado en el profesor). Dicho esto es pertinente traer dos frases que dan cuenta de lo que se ha leído hasta aquí:

“Los alumnos reales, superador del alumno ideal” y “El alumno como grupo, superador de la serialidad”

Citaremos el siguiente fragmento que se titula “ACOMPAÑAMOS, NO HACEMOS NADA POR ELLOS”, para descargar el peso de quien lidera un proceso de enseñanza – aprendizaje, que se da también en un entrenamiento de equipo de Running:

“Otro punto a tener en cuenta es el lugar del docente como un acompañante, como un mediador, como un puente, como un facilitador, que de alguna manera, no puede nunca aprender por su alumno, sino que lo que puede hacer es facilitar las cosas para que él pueda lograr sus aprendizajes” (Harf, 2003, pg?)

Si bien el concepto de equipo no puede prescindir del trabajo en grupos, bien se puede evitar la masificación. En nuestras clases y entrenamientos, deberíamos resistir la tendencia de tener series de alumnos agrupados para poder tener un grupo que trabaje en un contexto que encuentre su sentido, a partir de la intervención como coordinadora grupal para que se los procesos grupales se conviertan en texto

Dando paso a este primer planteo, el de ver dónde está un alumno frente a la clase, el docente y el contexto, nos enfocaremos en la motivación. La palabra motivación es resultado de la combinación de los vocablos latino: motus (traducido como “movido”) y motio (que significa “movimiento”). A juzgar por el sentido que se le atribuye al concepto desde el campo de la psicología y de la filosofía, una motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados. La noción, además, está asociada a la voluntad y al interés. En otras palabras, puede definirse a la motivación como la voluntad que estimula a hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas.

Y, si por motivación entendemos también la adherencia que genera el bienestar y la retroalimentación que hace la actividad física en otros órdenes del ser humano, es casi imposible obviar la presentación del Estado de Flow.

El estado de Flow o fluir es un estado emocional positivo que fue desarrollado por Csíkszentmihályi , uno de los psicólogos más prestigiosos en la investigación de la psicología positiva. Cuando se experimenta este estado, la persona se encuentra totalmente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, donde el tiempo vuela, y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unos tras otros sin apenas parar. Este estado emocional positivo se caracteriza por ser una implicación total en la actividad que estamos realizando, en la que nada más parece importarnos, manteniendo un grado de concentración absoluto.

Para delimitar la idea al sólo efecto de la actividad física en este caso, vale ejemplificar diciendo que: si un alumno o un grupo de alumnos o corredores se encontraran sin su profesor o entrenador por causas diversas, habiendo hecho un buen trabajo de base con ellos, el profesional debería estar tranquilo porque ellos, sus alumnos, seguramente seguirán adelante con el trabajo planificado de antemano, no serán prisioneros de la presencia de su guía aunque disfrutan de ella.

Esta es una de las diferencias con las concepciones anteriores sobre el Magistrocentrismo y el Paidocentrismo, en una palabra, podemos decir que se trata de la Libertad que ha sabido inyectar el docente a sus alumnos, el entrenador a sus entrenados.

Por otro lado, si calamos más profundo, podemos ver que muchos corredores llegan a un entrenamiento por primera vez, adultos o jóvenes, con cierto nivel de torpeza motriz que no pueden haberla generado por sí solos. Aquí hay que hacer una autocrítica a la educación física y darse cuenta que ese sujeto es un “incompetente motriz” (EL DESARROLLO DE LA COMPETENCIA MOTRIZ EN LA ESO Y SU EVALUACIÓN Luis Miguel Ruiz Pérez Universidad de Castilla La Mancha) por causa de una, en el mejor de los casos, falta de estimulación temprana en edades escolares. Recalco “en el mejor de los casos” porque también es pertinente no negar las malas prácticas como uno de los motivos de esta consecuencia.

Dado el momento de abordaje de esta problemática, bien vale hacer una pausa en el tratamiento de quienes entrenan y pasar al campo de los que no poseen este hábito, nunca lo tuvieron, lo adoptaron pero lo abandonaron y aquellos que no se lo plantean siquiera cuando les llega la posibilidad de adherirse. Por lo menos frente a esto, aparece una pregunta que, como tantas otras, no tiene una respuesta acabada, pero sí un cimiento donde construir acciones remediales desde las prácticas

¿Por qué no se mueve la gente, cuando la idea es que la actividad física es la solución a los problemas de competencia interdisciplinaria donde nuestra profesión no es capaz de reinar ante las demás? (Kirk, D.)

La competencia puede ser uno de los factores intimidantes para que más gente no corra o deje de hacerlo. Lo es de hecho para que corra, pero como estamos enfocados en los que no corren, vale bien la pena detenernos a pensar en la línea del tiempo qué ha pasado al respecto.

ANTES la gente corría como parte de pertenencia al atletismo, era más allá de lo formativo, un deporte que arrojaba a la competencia. Esto no se puede juzgar como bueno o malo, carece de este tratamiento simplicista y reduccionista de lo dicotómico. Era una forma de ser que respondía a la época en la cual, eran pocos los que corrían solos y por placer. Pocos frente al número de corredores que hoy hay en el mundo desarrollado: ese número no es preciso pero hay datos muy significativos como que en el maratón de Nueva York corren cada año unas 40.000 personas. Es válido saber antemano que menos del 5% son atletas profesionales y otro dato pertinente es que la gente invierte mucho dinero y se moviliza desde todos los puntos del mundo desarrollado para asistir a este evento, para tener su medalla, para lucir su remera. Entonces hay que preguntarse ¿por qué? Seguramente hay algo de prestigio por correr allí, fines que el deporte trae consigo desde siempre pero a través de otra batería de recursos. El prestigio ANTES no era poder pagar miles de dólares para correr en EEUU, que nada tiene criticable como posición consumista, sino ser un corredor y más aún, si de competencia habláramos, correr profesionalmente era un rótulo de valor.

AHORA se presume que la gente corre por diversos motivos y razones, los cuales fueron explicados en parte, por los resultados arrojados en una encuesta social en nuestro país. Ésta, es valiosa aunque poco científica, por el atractivo particular de ser una de los pocos trabajos al respecto en nuestro país. También uno de los primeros resultados logrados por el Dr. Ricardo Bastanión (2015), profesor del MBA de la Universidad Nacional de Cuyo, especialista en research y corredor, muestra cómo es el perfil del corredor.

running
Maratón de Boston en el año 2015

El trabajo fue realizado a través de redes sociales a un grupo de corredores (450) de la ciudad de Buenos Aires y de Cuyo. Hace una fotografía acerca del perfil del corredor, sus preferencias y gustos a la hora de correr y arroja algunos datos que pueden ilustrar esta temática hoy, a saber:

  • El grupo está en pleno crecimiento en línea con el auge del Running en la ciudad.
  • La mitad de los encuestados corre hace más de 5 años.
  • El 33% corre hace menos de 3 años.
  • La distancia preferida es la de medio maratón.
  • Las carreras de calle son más accesibles.
  • Las carreras de aventura gustan más pero requieren de más tiempo y recursos.
  • Prevalece la preferencia por el mix de calle y aventura.
  • Las motivaciones no anclan sólo en lo físico, sino también en el bienestar emocional y social, o sea como describiéramos anteriormente, algo de Moda.
  • En un grupo amateur, con obligaciones laborales no ligadas a la actividad, el trabajo es el principal obstáculo para entrenar.
  • Claramente, el Running (correr para nosotros) aporta energía y propicia la sexualidad en la percepción del runner (corredor para nosotros).
  • El uso mayoritario del GPS, pero sin ocupar el centro, un accesorio más.
  • La actitud hacia el entrenamiento no es homogénea.
  • La mayoría en los entrenamientos adoptan una actitud de compromiso.
  • Otro grupo importante, tal vez menos competitivo, alterna la dedicación.
  • La progresiva disciplina del corredor va modificando paulatinamente los hábitos de su vida cotidiana.

Fuera de cualquier juicio de valor al trabajo de Bastanión (2015), que no es el motivo de nuestra presentación, habla de multirreferencialidad (Souto) y pluricausalidad. O sea que la gente corre por muchos y diversos motivos. Igualmente el dato alarmante, saliendo de CORRER, es que sólo el 5% de la población pasible de hacerlo, realiza actividad física sistemática y con una adherencia de más de 3 años (Gómez, L. 2015)

Entonces, ¿qué papel están jugando los equipos de Running, entrenadores, moda, marcas, status quo? A decir verdad, pareciera que abunda la información sobre esta pregunta pero basta con hurgar con algo de profundidad para ver que no es así. Hay desorden al respecto. Cada cual habla de su porción de la torta. Los entrenadores dicen que la gente asiste a entrenar con ellos porque se sienten de algún modo “obligados a cumplir”. Los equipos de Running sostienen que las marcas utilizan este medio como publicidad sana y no convencional. Los corredores manifiestan que corren por necesidad, por salud y por bienestar (en último lugar), lo cual preocupa, nos preocupa.

Ahora vamos a darle paso a los eventos que incluyen al correr como motor de su razón de ser y que, contemporáneamente, excluyen cada día más a muchos corredores, aunque llamativamente cada día, hasta hace algo más de un par de años, sumaban más inscriptos en megafiestas por carreras de 5km. Algo de esto se desvía de una lógica básica. El precio de estas carreras es ya casi insostenible y la gente ya no estaría dispuesta a pagar tanto por correr. Hay una cierta madurez al respecto. El atractivo motivacional para estar como parte de estos eventos ha empezado a descender. La esencia del correr está volviendo a su centro. Soplan vientos de esperanza para los románticos del Running. Una visión análoga al Marxismo en economía, le cabe hoy al correr, por lo menos esa es la luz de expectativa que vemos quienes tenemos una debilidad ideológica con la actividad física y sobre todo con esto llamado “correr”.

Sin hacer observaciones de por qué se llegó hasta aquí y pasando por todos los estadios que fueron testigos de este proceso, puede notarse, si se lo hace criteriosamente desde las entrañas de esta actividad, que algo está cambiando.

La gente corría para sobrevivir, lo dijimos ya, luego por necesidades varias, entrenamiento, deporte, diversión y salud. También, hay que agregar lo social como eslabón perdido y añadir un concatenamiento con el prestigio ante sus pares. La tecnología nos grita esta parte. Cada corredor se disfraza antes de cada competencia y si bien en muchos casos saber la frecuencia cardíaca es importante (para quienes padecen patologías asociadas), no es necesario para correr. Menos aún una española diciéndonos que a 50 metros tendremos que recalcular. Todo esto no es a juicio de nadie, porque ni Popper lo aprobaría en su egocentrismo más cruel. Otros invierten parte de sus estipendios en las últimas zapatillas con características que le generan una necesidad inmediata de adquirir las otras que son para otra cosa y así sucesivamente. ¿Está mal o bien esto? No está! Simplemente se pone de manifiesto la exclusión social, ideológica y material que se genera en grupos donde en general, si bien no suelen ser tan significativas, hay igualmente diferencias en el poder adquisitivo. Fragmenta, triza y resquiebra, en parte, las relaciones naturales de esas personas.

Correr calle o montaña está siendo entre otras, la posibilidad para el cambio. También agregaría las propuestas de corta distancia (hasta 10km), las de media distancia (menos de la distancia del maratón olímpico (42, 195km) y las de long run, para nosotros ultra maratones o sencillamente distancias largas (más de 50Km) dentro de estas están las que organizan las marcas temáticas aliadas con este deporte, otras que provocan la esencia de cooperación con causas nobles, las de los clubes, países o motivos ecuménicos, las hay para todos los gustos.

Un punto está claro y es que cada día cuesta más correr, lo cual en términos de mercado, aunque no sea competencia de esta exposición el lado político, las carreras van teniendo un precio que dista de su valor, acorde a un sistema de ofertas y demandas. Traigo nuevamente el ejemplo de quien corre con GPS en Palermo y también quien calza un par de zapatillas que les costaron el 25% de su sueldo para hacer 5km. Sé criteriosamente hasta dónde puede hacer daño un calzado no técnico, pero las exageraciones generan demandas de mercado, y allí es donde creo que algo debe ocurrir para que cambie la tendencia. Todo esto subyace a las palabras de la Mag. Gladys Renzi quien da forma a esta idea de lo gradual para llegar al aprendizaje, en la Enseñanza de la Actividad Física, y dice:

“Desde un enfoque Asociacionista: Enseñar es transmitir conocimientos, brindando los mejores estímulos posibles para que el sujeto reciba, imite y aprenda. Enseñar es el arte y la técnica de la instrucción. Enseñar actividad física (AF) desde este enfoque, es presentar a los sujetos los mejores estímulos, los mejores modelos técnicos, los del campeón. La calidad del estímulo garantiza la mejor respuesta o ejecución motriz del aprendiz, pues el sujeto que aprende no pone nada de sí en el acto de aprender, sólo se limita a imitar y copiar lo que recibe. Por otra parte, como los modelos técnicos son complejos, no se los puede enseñar en forma completa, “todo de una vez”, sino que es necesario descomponerlos, segmentándolos en conductas o gestos más simples que se presentan en forma progresiva y con un orden de dificultad creciente. Esta es otra de las funciones de la enseñanza: graduar la dificultad de los estímulos a presentar de lo simple a lo complejo”. Mg. Gladys Renzi

Creo que si correr es natural, y lo es, quien tenga alguna duda al respecto está invitado a informarse sobre la civilización Tarahumara, del norte de México, debería ser parte de la vida lúdica de un ser humano, pero no lo está siendo por lo menos aparentemente. Asociemos como ejercicio filosófico el concepto más básico de juego y dejemos a quien lea este artículo la potestad de discernir por sí mismo:

“Un juego es una actividad que se utiliza como diversión y disfrute para su participación; en muchas ocasiones, incluso como herramienta educativa. Los juegos normalmente se diferencian de los trabajos por el objeto de su realización, pero en muchos casos estos no tienen una diferencia demasiado clara. También un juego es considerado un ejercicio recreativo sometido al concurso de reglas” (Wikipedia, 2015)

Ahora, para terminar esta presentación, más allá de comulgar con una o todas las etapas del aprendizaje básico: aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos a ser autónomos o a todos juntos, estamos concretamente seguros que el planteo del presente es un llamado a la recapacitación por parte de quienes pueden y podemos provocar ese cambio que queremos ver, más allá de que es una frase genial de Ghandi, no existiría para mi otra en este momento. Por eso los invito a cerrar esta lectura con el final de un artículo magnífico del Lic. Jorge Gómez en la Revista REDAF, Boletín N° 92.

Los pueblos están reaccionando contra el capitalismo feroz, acaparador y destructor de la vida de millones de seres. Hagamos de la Educación Física una herramienta más para ayudar a encontrar otras formas de vivir, cambiando los sentidos hegemónicos de la Actividad Física y el Deporte puestos al servicio del rédito económico, para que estén al servicio de la vida. (Gómez, J. 2015)

Conclusiones

Concluir un debate que empieza a plantearse casi como un cambio paradigmático en el Running, sería como probar el sabor de un exquisito guiso a los dos minutos de haber puesto la olla al fuego; nada más que potencia podríamos vivenciar porque esto recién empieza.

Mi atracción por este tema se debe a que desde hace algunos años, trato de alertar a mis corredores sobre este cambio. Hacer este análisis y manifestar ciertos nuevos rumbos, es parte de haber estado presente en el pasado, haber compartido desde todos sus costados la temática y una sensibilidad acerca de lo que dicen que les pasa a los corredores, aquello que puede evidenciarse que está ocurriendo y empíricamente poder arriesgar cuál será la línea por venir.

El Running como tal no corre peligro de nada, las personas que se involucran tampoco, pero lo que puede quedar en el camino si no pusiéramos negro sobre blanco es la potencia inmensa que tiene esta actividad en la recreación y el disfrute que le es intrínseco y pasible de contagio a quienes van por él, a quienes trabajamos con él y por sobre todo, a quienes necesitan de él como alternativa terapéutica, deportiva o laboral.

Correr es una actividad natural y el mercado no pudo evitar penetrarla. Todos, quien más quien menos, entramos en este juego de travestimos para formar parte, ese es el problema de las tendencias cuando se está dentro.

Mi intención de resumen y conclusión es el pedido imperioso de ser cautos a la hora de decidir cuáles son las motivaciones que hacen que la gente se acerque a correr. En todos los casos, estaría bien si fuera “correr un poco”, pero creo que es menester aclarar que la adherencia a la actividad física, sea cual fuere esta, debe ser un trayecto de ida para el ser humano que busca en ella una mejor calidad de vida.

No deberíamos sacarle nada al “correr”, puede seguir llevando en su espalda la bandera del olimpismo, la competencia, modas, status quo y hasta el argumento de la salud como se lo intenta usar, pero debemos abogar, cada uno desde su posición por recuperar esta sublime actividad como juego, esparcimiento, diversión y realización personal saludable en lo físico, psíquico y social. Definitivamente Correr es para todos.

running

Bibliografía

  • Dr. Ricardo Bastanión (2015). Recuperado de: http://www.mdzol.com/nota/615761-salgo-a-correr-como-es-el-perfil-del-corredor/ Fenstermacher (1989)
  • Gómez, J. (2015) Recuperado de: http://www.redaf.gob.ar/articulos/ef-af-y-deporte-una-relacion-compleja-jorge-gomez_e48f.pdf
  • Gómez, L. (2015) Revisitando las concepciones de la enseñanza desde la perspectiva de la actividad física
  • Harf, Ruth (2013). La estrategia de enseñanza es también un contenido. Revista Novedades Educativas. Fragmentos. Kirk, D. (2014)
  • http://www.researchgate.net/
  • Renzi, G (2015). Data de clase en Maestría de Actividad Física y Deportes de UFLO  Ruiz Perez (2011). El desarrollo de la competencia motriz en la escuela y su evaluación Recuperado en: http://www.ub.edu/Vcongresinternacionaleducacionfisica/userfiles/file/MesasRedondas/MR5RuizPerez.pdf
  • Wikipedia (2015). Juego: https://es.wikipedia.org/wiki/Juego
  • Wikipedia (2015). Motivación: http://definicion.de/motivacion/#ixzz3hDsNgiI6
14 de junio de 2016

2 respuestas en "Running: Pasado, presente y futuro"

  1. Gracias Querida

  2. Excelente artículo, profesor.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *