Una etapa del tour de Francia con dos campeones

¿Realmente es posible que haya dos ganadores en una misma etapa del tour de Francia?

A continuación y por si alguien desconoce la historia, os facilito un enlace donde podréis ver un amplio resumen de aquella mítica 9ª etapa (La Plagne) del Tour de Francia del año 1995, en la cual se produjo el momento determinante para el desarrollo de aquella vuelta ciclista.

Para ponernos en situación, el mítico ciclista español Miguel Induráin, del equipo Banesto, vestía el maillot amarillo del tour de Francia (es decir, era el líder del Tour de Francia en ese momento, con una diferencia de unos 4 minutos sobre su inmediato perseguidor) y el suizo Alex Zülle, del equipo ONCE, fue quien conseguiría la proeza a tratar sobre estas líneas.

Zülle pasaba desapercibido en las apuestas, por lo que nadie se imaginaba lo que iba a ocurrir en aquella histórica etapa del tour de Francia. Se escapó del pelotón de la carrera para ponerse en cabeza. Hasta aquí todo parecía normal, pero la mayor de las sorpresas se produjo  cuando  su “intento” por ganar la etapa no solo se quedó ahí, sino que luchó por ponerse a la cabeza de la clasificación general, algo impensable para todos, ya que como he indicado antes, no confiaban en sus posibilidades.

miguel_indurainPuesto que empezó a “empujar” demasiado pronto, todos creían que ese sobre-esfuerzo le pasaría factura en el tramo final de la carrera. Pues bien, el ciclista suizo consiguió sacar, al líder del Tour, una diferencia de 4 minutos a falta de 10 Km. para finalizar la etapa. A partir de ese momento, Miguel Induráin empezó a preocuparse y por tanto tuvo que emplearse muy a fondo para intentar recuperar el maillot amarillo que, en esos momentos, le acababa de quitar Alex Zülle.

Como todos los aficionados al ciclismo sabrán, lo que destacaba de la forma de correr de Induráin, no era por apretar en los instantes finales, reservarse, atacar…, sino que, simplemente, marcaba un ritmo (infernal) y lo mantenía hasta finalizar la etapa. Por eso, empezó a aumentar ese ritmo, ya de por sí elevadísimo, para intentar reducir, al máximo, la distancia que le había sacado Zülle.

Finalmente, el suizo consiguió ganar la etapa del tour de Francia de una forma heroica, merecida y poniendo entre las cuerdas al, hasta entonces, líder del Tour de Francia. Miguel Induráin hizo un esfuerzo titánico y consiguió reducir la distancia hasta los 2 minutos, por lo que siguió conservando el liderato en la clasificación general y, por tanto, el maillot amarillo.

Ahora bien, una vez visto el resumen de la etapa y conocido el desenlace, quiero destacar y contestar a la pregunta inicial, si verdaderamente se podría afirmar que es posible que haya dos vencedores en una misma competición. Por un lado, uno de los corredores, Zülle, hace todo lo imposible para dar la sorpresa y no solo consigue ganar la etapa, sino que se convierte en una clara amenaza para el trono de Induráin, con el fin de colocarse él como líder en la general e ir a por el Tour. Por otro lado, tras ver peligrar su liderato, el español marca un ritmo increíble para intentar recortar la distancia perdida y seguir luchando, etapa tras etapa, para conseguir ser campeón por quinta vez consecutiva, tal y como al final ocurrió.

Sin duda, los dos fueron unos auténticos ganadores. A Zülle, vuelvo a insistir, se le infravaloraba y cuando nadie apostaba por él dio una lección de superación, de esfuerzo, de sacrificio, de pundonor… Poned el adjetivo que queráis, pero lo que está claro es que aquella etapa ha pasado a la historia no sólo del ciclismo, sino del deporte en general.

Aquel día se mostró, una vez más, la verdadera esencia de la competición deportiva. Ya no solo se trataba de ganar o de perder, sino de superar los límites y de “exprimirse” al máximo para conseguir los objetivos. Además, también fue una demostración de fuerza mental para sobre-ponerse al cansancio y luchar contra todo pronóstico, ya no sólo por orgullo personal, sino para reconocer todo el trabajo previo realizado.

Nunca olvidéis que la competición está diseñada para todos igual y que en ella destacará y ganará quien mayores méritos sume. Todo eso se consigue a base de trabajo, entrenamiento y sacrificio, sin menospreciar a los demás competidores y sin bajar la guardia. Simplemente pensad en cada segundo que la competición os ofrece, aprovechadlo y superad vuestros límites; así estaréis satisfechos con vuestro trabajo.

zulle_indurain

Espero que nuestros dos protagonistas nos sirvan como ejemplo y nos den esa fuerza y esa mentalidad para creer que todo es posible si realmente nos convencemos de que podemos conseguir lo que nos propongamos.

15 de abril de 2016

0 respuestas en "Una etapa del tour de Francia con dos campeones"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *